El Bierzo coast to coast.

Montes Aquilianos

Ya tenia el título para mi post sobre la XVIII Edición de la Travesía Integral por los Aquilianos en la que participé el pasado fin de semana. Quería llamarla “chegamos afogaos“. ¿Por qué? Hace varios años, en la cima del Miravalles (Ancares), encontramos en el buzón de cumbres una nota con esta expresión, me hizo mucha gracia y la he usado cantidad de veces desde entonces.

Desde el ventanal de la casa de mi madre he visto el paisaje de estas montañas cada día hasta que me independicé. Imaginaba recorrerlas bajo el sol de junio como en otras ocasiones y llegar cansada de patear. Esta ha sido mi cuarta participación y, aunque hace al menos ocho años de la última, me siento bien y pensaba completarla con mucha más dignidad. Lo cierto es que lejos de “chegar afogada” llegué descompuesta y rota.

A madrugar toca.

Teníamos que estar en la Plaza del Ayuntamiento a las 5:45 para situarnos, calibrar y poner en marcha el gps, calentar, vamos llegar sin prisas. La realidad fue que ya no encuentro el azúcar en casa de mi madre y no sé hacer café con su moderna cafetera. Llegamos a las 6 y 15 y, en esta prueba, cada vez más profesional, la gente no se anda con tonterías, salen muy rápido. Algunos la corren, otros vamos caminando pero con paso firme. Esos 15 minutos eran 2 kilómetros de diferencia con el resto y nos pusimos a correr…¡ala, como si tuviéramos 20 años, sin calentar, sin despertarnos…tirón al canto!

Les interceptamos pronto y relajamos la marcha. Amanecía sobre un Bierzo exhuberante, el cielo estaba totalmente despejado y hacía frío, alrededor de 7 grados, pero fueron momentos de gran belleza.

Pico de La Guiana

Mi tramo preferido.

Lo recordaba así, entre el frescor de la vegetación, el murmullo del río y la arquitectura de estos montes. Me atrae como un imán, es mi juventud y mis inicios en el senderismo, nunca lo olvido. Pasamos por esos pueblos que tan buenos recuerdos me traen, Valdefrancos, San Clemente, Villanueva hasta llegar a Montes de Valdueza.

Fuente entre San Clemente y Montes de Valdueza

Por el camino, tiempo para unas fotos y abrir bien los ojos para quedarse con los detalles. Las manos y los brazos, congelados las primeras horas, empiezan a notar el calor del sol y sentimos que nos sobra ropa. Pronto vendrá el segundo avituallamiento y podremos ponernos más ligeras de ropa.

Montes Aquilianos

Llegando a Montes.

Paula y yo en el avituallamiento de Montes.

Salimos de Montes en dirección al Collado de Los Doce Apóstoles, una formación rocosa bajo la Aquiana. La subida es por sendero y pista en campo abierto y buenas vistas. La anécdota la vivimos con unos “corredores”; ya he comentado que algunos realmente ven la travesía como una competición, contra otros y contra sí mismos. En un momento del recorrido se unen las dos rutas A y B, en esa intersección pasan tres hombres corriendo y nos dice uno: ” Ah, ¿que sois de la carrera de andarines? ¿que hacéis la ruta corta? Mi compañera y yo nos miramos y le contesté: “Y vosotros, ¿que hacéis la larga?” para luego lanzar un “¡Payaso!” a viva voz, para que constara la ofensa.

Las peñas de Ferradillo.

P1010819

Este lugar es mágico para mi, no me preguntes porqué. Mis ojos siempre se van a este punto de los Montes Aquilianos cuando miro su cordal. Hace años estaba sola trepando por allí cuando me sentí con fuerza para tomar la decisión de irme a Madrid a trabajar y dejar mi confortable vida en Ponferrada.

Volviendo a los Aquilianos, la subida no nos da miedo, y caminábamos con buen ritmo, dejando atrás a los que después nos adelantarían sin dificultad. Llegando a Ferradillo, con 30 kilómetros a nuestras espaldas empezó la bajada. Lo que se suponía “pan comido” nos causó estragos. En medio kilómetro se pierden 200 metros de desnivel, pero desde allí a Rimor, siguiente punto de avituallamiento, se pasa de 1200 metros de altitud a la mitad.

Bosque de Robles

Tramo final: Rimor – Ponferrada city.

Estos 8 kilómetros tardé en hacerlos 3 horas, coja y muy dolorida. La verdad, no sé si fue cabezonería pero no estaba dispuesta a abandonar. Este tramo nunca me ha gustado, lo único interesante es el paso por el camino de la reina en Toral de Merayo.

camino de la reina

Toral de Merayo

Mis sensaciones fueron nefastas, llegué muy agobiada con todo el mundo preguntándome si necesitaba ayuda, si me llevaban en brazos, si quería renunciar…bueno, para mi, una puñalada. Se me caían las lágrimas cruzando el nuevo puente sobre el río Sil que han hecho en el Pajariel. La última subida, en el perímetro del Castillo de los Templarios lo viví con un sufrimiento muy intenso. Me imaginaba a mi cerebro y a mis músculos hablando entre sí:

cerebro: Oye, ¿ésta no se da cuenta de que tiene una sobrecarga de narices?

isquiotibiales: Pues se ve que no….y yo la tengo bloqueada.

cerebro: ¡glúteos, dadle problemas!

glúteos: ¿y los lumbares también no?

cerebro: Ok. Si no se detiene en Toral, los gemelos intervienen.

En la calle del Reloj último lloriqueo y sonrisa al pasar la línea de meta gracias al apoyo y aplausos del público. Para más inri, mi amigo Rafa que ha hecho el mismo recorrido en la mitad de tiempo…una humillación total.

Organización y sensaciones.

Esta travesía merece la pena sin duda, está muy bien organizada. Todo funciona como un reloj, los avituallamientos son estupendos. Incluso en la llegada tienen una carpa donde voluntarios de la Escuela de Fisioterapia de Ponferrada me ayudaron a relajar los músculos, gracias de todo corazón.

Mi cabeza es la que peor lo ha pasado porque físicamente me recuperé rápido. El domingo caminaba bastante bien y el lunes ya estaba en el gimnasio dándome caña.

Una experiencia que no me ha matado…me ha hecho más fuerte.

Anuncios

2 pensamientos en “El Bierzo coast to coast.

  1. Jo que penita, menos mal que estas en forma y yo que quería hacerla algún día……..en mis sueños sera

  2. Bueno, esto me pasó por no calentar adecuadamente y empezar con prisas. Te aseguro que en anteriores participaciones no tuve ningún problema físico. Anímate, la vida son dos días y a ti no tiene porque pasarte lo mismo. Al llegar a meta te sentirás como una campeona..;)

Los comentarios están cerrados.