El color en las marcas de esquí.

El mundo de las marcas relacionadas con el esquí es enorme, aunque quisiera hacer una lista exhaustiva de enseñas dedicadas a la fabricación de esquís, bastones, cascos, fijaciones, botas, ropa, material de taller, etc, sin duda me olvidaría de alguna.

Hoy me detengo en un elemento crucial para la creación de la imagen de marca: el logotipo y la tipografía, en concreto en sus colores.

Teniendo en cuenta las principales marcas del mercado de la nieve, la mayoría de ellas comparten elementos visuales, entre ellos los colores. Me llama la atención que los elegidos para imprimir nuestra equipación sean básicamente tres: el blanco, el negro y el rojo. Algunas enseñas, como veremos se desmarcan añadiendo el amarillo, el naranja o el verde, pero son minoritarias. Vamos primero con un poco de teoría.

¿Qué es un logotipo?

Un logotipo es un elemento gráfico cuya función es la de identificar a una persona, objeto, empresa, etc de forma exclusiva. Si lo analizamos existen dos elementos claramente identificados: el anagrama o isotipo y la tipografía. La composición de estos elementos y la elección de colores tienen gran importancia en el diseño del logo. Con la forma de la tipografía la marca transmite atributos como la elegancia o tecnología. Por su parte el anagrama, es un elemento que nos ayuda a una mayor identificación con la empresa. Todo ello facilita el reconocimiento visual del producto o servicio. 

La elección del color.

En marketing la elección del color es clave ya que, según algunas investigaciones, incrementa el reconocimiento de marca en un 90%.

El color resulta un elemento esencial para comunicar los atributos del producto. Tal como ha explicado Philip Kotler (el padre del Marketing moderno), el producto tangible es solo una pequeña parte de lo que consumen las personas, y los consumidores responden al “producto total” que también incluye la imagen del mismo.

En este sentido, el color del logotipo suele ir con colores planos (sin gradaciones, ni efectos de claroscuro) y no se suele abusar de ellos, tres colores suelen ser suficientes aunque existen excepciones.

En el caso de los logos de marcas de esquí la mayoría van en negro y blanco. Llama la atención como en este sector, las empresas parecen hacer un esfuerzo más que en distinguirse, en no hacerlo. 

La elección del color va de acuerdo al público objetivo y es muy importante hacer un estudio de preferencias de los consumidores. Según el “Institute for Color Reserch” los consumidores se forman una opinión de los productos en menos de 90 segundos desde su primera interacción con ellos, y entre el 62% y el 90% de esa evaluación está basada solamente en el color del producto.

El color es un elemento esencial de la marca y la imagen que proyecta. Por un lado permite diferenciar a la marca de tantas otras en el mercado y por otro lado, permite asociar a la marca con ciertos atributos específicos. Muchas empresas luchan por apropiarse de colores y sus connotaciones, sin embargo, éstas no tienen porque ser las mismas en todas las culturas.

Los Colores y su significado.

El color ayuda a las marcas a posicionarse en la mente de sus consumidores. Ayuda a éstos a diferenciar el producto o servicio proporcionando información clave a la hora de la elección.

El negro está asociado al poder, el lujo y la exclusividad. Más del 90% de las Top Luxury Brands usan este color. El rojo a la emoción y la pasión. El amarillo es un color joven que invita al optimismo. El azul transmite confianza y seguridad. El rosa sigue siendo una buena opción para captar al público femenino, adolescente e infantil. El naranja es un color agresivo, crea una llamada a la acción. El verde es el color de lo saludable, de lo natural. El blanco es el color de la perfección. El púrpura lealtad, creatividad, abundancia.

No sé porque motivo el 80% de las marcas que he valorado utilizan el color negro, tal vez las que vinieron detrás simplemente lo han replicado y siguen el patrón. A mi me resulta bastante aburrido y no me ayuda a reconocer las marcas que me gustan. Quizás esta estrategia busca que ninguna de ellas se apropie de ciertos valores. El mercado está atomizado y todas las insignias nos parecen más o menos buenas o de calidad.

Detrás de las marcas están las corporaciones y, más allá de éstas, el deporte en sí. El esquí es una actividad al aire libre, que implica cierto riesgo, velocidad y reto. Además, es un deporte caro, aunque cada vez más accesible. Con estas premisas no  extraña que el negro y el rojo sean los protagonistas en el reconocimiento de las marcas.

Parece que principalmente es, a través de la tipografía, como las marcas nos comunican las significaciones que consideran relevantes.  Busca a los valientes que se resisten a esta homogeneidad.

Anuncios