La Pirámide de la Creatividad.

Hace unos dias hojeaba en casa un libro y que trata sobre la creatividad. Es un tema que me interesa, creo que desarrollar esta habilidad es una necesidad no sólo personal sino también laboral. Realizar ejercicios y practicar mecanismos que nos fuercen a incrementar nuestro potencial creativo, supone un esfuerzo que tiene una recompensa enorme. Pronto publicaré una entrada con ejercicios.

“Cómo Desarrollar La Creatividad en los Niños”, es un libro escrito por Teresa Artola y María Antonia Hueso que trata de como fomentar la capacidad creativa de los niños no sólo en el ámbito familiar sino también en el educativo.

Me llamó la atención un capitulo que versa sobre el perfil creativo y menciona la Pirámide de la creatividad propuesta por la psicóloga norteamericana Jane Pirto. Ella considera que la creatividad es fruto de la acción de varios factores de distinta naturaleza, que cuando interactúan entre sí, dan la posibilidad de que la creatividad aparezca. En la cúspide de misma sitúa la vocación, es decir, el factor último sería de tipo motivacional, la llamada, la pasión. Un compromiso e implicación especial y necesario para que la persona llegue a desarrollar sus talentos. En este sentido he leído recientemente unos libros interesantes que tocan tanto el tema de la creatividad como de la búsqueda de tu talento/s, como el uso de la intuición para alcanzar resultados, al final daré los títulos.

Atributos de la personalidad de los individuos creativos.

Quiero detenerme en los rasgos o atributos de la personalidad , actitudes y factores motivacionales dado que con los rasgos genéticos poco podemos hacer. Pirto dice que éstos parecen desempeñar el papel más importante para el desarrollo de la creatividad. Hay que tener en cuenta que es en los primeros años de vida cuando se define nuestra personalidad, por lo tanto nuestras experiencias en esa etapa son determinantes y los padres y educadores tienen que tener esto muy en cuenta.

¿Cuáles son esas características? ¿cómo podemos detectar a una persona posiblemente creativa

1. La intuición, la sensibilidad y la intensidad emocional.

Hace pocos meses leía el libro de Isabel García Mendez “Piensa, intuye y acertarás”. En él se describe esta cualidad, se dan ejemplos empresariales surgidos de ella como  pasó en Las Vegas donde otros sólo veían un desierto alguien vio el mayor casino del mundo y también, pautas para desarrollarla. La intuición se describe como un conocimiento que es inmediato en el que no ha mediado la deducción o el razonamiento. Es el popular olfato, la corazonada, lo sé pero no se bien porqué o no puedo verbalizarlo. Es una capacidad anticipatoria de nuestro cerebro y que puede trabajarse, por lo tanto una primera idea es: si quiero desarrollarla en mi o en otros no puedo pedir siempre que se razone una respuesta, no puedo fiscalizar todas las ideas que me llegan.

Respecto a la intensidad emocional o sensibilidad bien canalizada es muy importante para desarrollar una competencia básica como es la empatía.

2. La ingenuidad y la apertura a la experiencia.
¿Conoces a alguien qué se sorprenda y admite de hechos cotidianos como si fuera la primera vez que los presencia? Son esas personas que captan matices que para los demás pasan desapercibidos y son tremendamente receptivas a las experiencias, les gusta probar todo lo nuevo. Su mente está abierta a la ambigüedad, la falta de respuestas, la confusión, el desorden.

3. La originalidad y un alto sentido de la estética.
Los individuos creativos valoran las ideas originales y diferentes, lo singular. Me gusta una frase de Kurt Cobain el cantante de Nirvana, que decía: “La gente se ríe de mi porque soy diferente. Yo me río de ellos porque son todos iguales”.

4. La curiosidad.
Ya sabes cual es mi eslogan, “La curiosidad es una actitud”, me interesa saber por qué ocurren las cosas, qué fuerzas están detrás de los sucesos, qué piensan y sienten las personas, qué les mueve.

5. La pasión por aquello que le interesa, y la amplitud de intereses.
La mayoría de las personas creativas muestran gran amplitud de intereses, lo que está relacionado por la apertura a la experiencia. La pasión lleva a enfocarse en aquello que nos llama la atención y en ocasiones nos hace olvidar todo lo demás.

6. La disposición a asumir riesgos.

Interesante proposición en esta época de cambios, de crisis, de alusiones al emprendimiento. Y es que para ser creativ@, hay que probar nuevas vías y caminos poco convencionales. Dicen las autoras que hemos de pensar en cosas que otros no se atreven a pensar y a expresar ideas que salen de lo convencional. Arriesgarse a ser criticados y a experimentar el ridículo.

7. La autodisciplina, la persistencia y la implicación en las tareas.
Estas persona suelen trabajar al límite de su propia capacidad, buscan la complejidad y se esfuerzan al máximo en aquello que les interesa. Cuando le preguntaron a Edison que le había inspirado a descubrir la bombilla, comentaba que era “el resultado de un 10% de inspiración y un 90% de transpiración”. El trabajo está detrás del éxito en la mayoría de las ocasiones, a veces nos esforzamos en lugar equivocado, pero es probable que de ahí salgan cosas en las que no habíamos caído. Respecto a la implicación, me gusta la metáfora de la barca: una cosa es ser pasajero y otra participar, dejarse llevar o remar. 

8. La tolerancia a la ambigüedad.
Hay gente que no tolera la confusión, la ambigüedad, la falta de respuestas, no es el caso de los creativos que superan largas temporadas de incertidumbre y escasez de soluciones. No todo es correcto o incorrecto, también existen las medias verdades.

9. Cierta introversión y gusto por la soledad.
Es necesario disfrutar de ciertos periodos de soledad, de meditación y de trabajo individual para dar con lo que buscamos. También es bueno coincidir con personas con las que compartimos intereses y con las que podemos disfrutar divagando sobre nuestra pasión compartida.

Estos factores parecen estar presentes de alguna manera en los sujetos creativos, dicen las autoras del libro, si bien hay personas que pueden mostrar una alta creatividad sin puntuar alto en todas las dimensiones. Además, la personalidad de un individuo creativo suele caracterizarse por una gran complejidad; suelen ser complejos, tremendamente perceptivos e inteligentes.

Estos factores pueden y deben ser desarrollados, alentados e incluso explícitamente enseñados para potenciar la creatividad. Como decía Steve Jobs,“La creatividad  simplemente consiste en conectar cosas”.

Nota:Libros recomendados sobre Creatividad y Talento:

El Elemento, Sir Ken Robinson
El Arte de la Idea, de Jonh Hunt
Pensamiento Líquido, Damien Hughues

Anuncios

2 pensamientos en “La Pirámide de la Creatividad.

Los comentarios están cerrados.