Lee cómo puedes adquirir un hábito de vida saludable

Estamos en plena “operación bikini” y los gimnasios están a rebosar, pero lejos de la estacionalidad sentirse bien a través del cuidado de nuestro cuerpo y mente es una corriente que ha llegado para quedarse en nuestra sociedad. Fuera de las modas, estamos de enhorabuena, qué bien! estamos en un “back to basic” en cuanto a estilo de vida, leí en algún sitio:

“no comas nada que no hubiera comido tu bisabuelo porque no existía cuando él vivía”.

Y digo eso mientras es noticia que en España el negocio de la comida rápida ha crecido en el año 2011, aunque puede deberse a que no queremos renunciar a salir (pero gastamos menos) más que a un hábito de alimentación. La buena noticia en compensación es que la Unión Europea estudia prohibir en 2015 las máquinas expendedoras de tabaco en toda la unión y eliminar las marcas de las cajetillas…marca blanca, eso habrá que verlo.

Pero el concepto va más allá, también incluye otras rutinas de nuestra vida diaria: ¿subimos en ascensor o por las escaleras? ¿cuántas veces a la semana hacemos ejercicio adaptado a nuestra forma física y gustos? ¿dormimos suficiente o nos sentimos sin energía? ¿disfrutamos de tiempo para reflexionar sobre nuestra vida o vamos a mil por hora? ¿tenemos tiempo para los amigos, jugar con nuestros perros, educar a nuestros hijos…? Todo esto y mucho más, engloba la expresión vida saludable, aquella con la que nos sentimos bien con nosotros y con nuestro entorno, personas y medio ambiente.

¿Como puedo adquirir un hábito de vida saludable?

 Llevar un estilo de vida en equilibrio en cuando a: alimentación, higiene, actividad física e intelectual, descanso, ocio y desarrollo personal puede conseguirse siguiendo una serie de pasos.

  1.  Ser consciente: debes sentir que necesitas cambiar algo.
  2.  Si son varias cosas las que debes cambiar,  quédate con una y la formulas con concreción, sirva como ejemplo: “quiero dejar de fumar porque es nocivo para mi salud y la de las personas que me rodean. El tabaco afea mi dentadura, estropea y reseca mi piel y uñas, puede acelerar y provocar enfermedades mortales, está destruyendo mi capacidad cardio-respiratoria…”
  3. Piensa en el hábito que quieres adquirir, por ejemplo: “Voy a leer un libro cada mes” y reflexiona sobre que “malos hábitos” interferirán con el que quieres conseguir: la televisión, internet, el cuidado de mis hijos, el trabajo que me llevo a casa…
  4. Marca pautas de repetición y objetivos concretos que puedan darte pistas de que vas por el buen camino. Si has decidido que tienes que descansar más y mejor, ponte una alarma a las 22:30 y mentalizate de que el día ya se acaba, crea la rutina de ponerte el pijama, tomarte un vaso de leche (si te apetece), lavarte los dientes, meterte en la cama con un libro, una revista, música, etc. Al final de la semana valora tus resultados.
  5. Dedica tiempo cada día al hábito que quieres conseguir: Yo actualmente quiero crearme el hábito de escribir en este blog, porque es un proyecto que tengo en mente desde hace tres años y me da satisfacción personal. Se que me llevará tiempo y esfuerzo y necesito tener el hábito de escribir, si lo dejo para el fin de semana, pueden surgirme planes (que es lo que me suele suceder), por eso estoy dedicando cada día tiempo a escribir borradores de entradas.

“Al hábito se llega a través de la rutina y a la rutina  por la repetición”

6.  Apóyate en otras personas. Habla con tu familia, amigos, compañeros y ponles al corriente de tus intenciones. Podrán ayudarte reforzando y compartiendo tu necesidad de cambio. Evidentemente si quieres perder de peso y tus colegas “tienen acciones” en Burger King lo tienes complicado, tal vez ha llegado el momento de ampliar tu circulo de amistades o quedar con los burgerkinos después de cenar.

7. Póntelo fácil sobre todo al principio, busca el entorno más adecuado. Esta relacionado con el punto anterior, pero si quieres tener el hábito de ” dedicar todos los días 30 minutos a mi higiene personal” no lo hagas cuando estás los 15 días de julio en el camping de Playa América.

8. Registra tus avances y dificultades, puedes compartirlas con tu círculo: “este mes he bajado 3 kilos, aunque no soy capaz de hacer ejercicio más de tres días a la semana”

9. Se sincero contigo mismo. Flaquearás, tendrás momentos álgidos, te apoyarán o no; ten siempre presente donde estás y no te engañes. Tampoco te flageles, si vagueas para ir al gimnasio una semana no se va a parar el mundo, esto es un proceso y lleva tiempo, no intentes atajos, ni caminos fáciles.

10. Prémiate, date un gustazo. Adquirir un hábito puede ser duro, piensa que estás buscando añadir algo a tu vida que le falta, no es cuestión de cambiar radicalmente y dejar de salir para no beber.

Ánimo, estás de suerte si quieres añadir algún hábito saludable en tu día a día, vas a encontrar a mucha gente ahí fuera que busca lo mismo que tu. Sal, diviértete, baila, lee, suda la camiseta, disfruta de un mar de nubes desde una montaña, reconciliate con la naturaleza, cambia esa actitud que te hace tanto daño, bebe mucha agua, duerme lo que necesites, ponte metas; sin ellas no llegarás a ninguna parte. No se trata de ser los más fuertes, ni los más delgados, ni los más listos, se trata de estar a gusto con la vida, de sentir que haces lo correcto y estás en el buen camino para tener calidad de vida.

Anuncios