Alternativas a un viaje organizado: Dinamarca (I)

Viajar a Dinamarca en un paquete organizado puede facilitar las cosas si eres realmente torpe moviéndote en coche por un país extranjero. Pero si hablas algo inglés y te gusta estar a tu aire, no lo dudes, este país es fácil para visitar por tu cuenta.

El país de los Vikingos es pequeño y, por poder, se puede recorrer en una semana, cuando yo estuve en 6 días vi un montón de cosas y pude llevarme una primera impresión. Esto es suficiente para más adelante volver y hacer hincapié en aquellos lugares que más te han impactado.

Mi viaje a Copenhague no tuvo ningún misterio, conseguí un vuelo por algo más de 100€, en el mes de noviembre de 2011. Al llegar sacas un billete de metro en el mismo aeropuerto y te deja en el centro, el recorrido dura unos 20 minutos hasta Kongens Nytorv.

El alojamiento que había reservado por email, el Generator Hostel,  está muy bien. Es un edificio nuevo, amplio, con personal joven y muy amable que habla idiomas. Tiene habitaciones de varios tamaños, sólo para chicas, sólo para chicos y mixtas. Importante si te decides a ir a este hostel, bajo las camas hay arcones para que dejes tus cosas y no  te lleves ningún susto cuando te vas de la habitación. No olvides llevar un candado grande, yo llevé uno pero no me servía y tuve que adquirirlo allí. Por lo demás, las habitaciones son pequeñas pero bonitas, las zonas comunes son chulísimas. El desayuno, es correcto, buena relación calidad-precio.

Importante también, es que tengas en cuenta que en este país en invierno, a las 16:30 – 17h de la tarde es de noche y tienes que programar bien tus visitas o te quedarás sin ver cosas. Por lo demás, la gente es super amable y te lo vas a pasar genial.

La primera tarde la dediqué a conocer el centro de Copenhague. Es una ciudad asequible a pie y con un mapa, que puedes pedir en el hostel, no necesitas más. No recomiendo mi guía visual de Aguilar, porque como su nombre indica está “especializada” en darte imágenes en 3D, fotos a mansalva y dibujos, pero anda escasa de información de interés para un@ viajer@ con mochila o que se quiera salir un poco de lo turístico. Las mejores guías que he utilizado son las de Lonely Planet, apenas tienen fotos, pero para eso ya vamos allí..:)

Los canales son muy bonitos, la zona del Nyhavn es muy turística pero no puedes perdértela, está llena de restaurantes donde sentarte un rato a descansar y vivir el bullicio de esta ciudad. A partir de ahí, mi recorrido fue totalmente improvisado pero vi casi todo lo que recomendaba la guía, como comprobé más tarde: Plaza del Ayuntamiento, Stroget, etc.

Después, una buena cena caliente, aunque comas hígado de ternera y no estuviera en tus planes (las cartas suelen estar en danés), y una cerveza, puedes dar por visto la mitad de lo imprescindible de la capital. En mi plan de viaje el último día, antes de partir de vuelta, pude visitar lo que me faltaba y para mi fue suficiente para una primera visita.

Fredensborg Slot

El segundo día alquilé un coche y partí hacia el norte de Selandía, la isla donde está la capital. Quería visitar los Castillos de Frederiksborg Slotpark,  Fredensborg Slotpark, Roskilde y Koge, al final me quedé sin ver el de Roskilde porque se me echaba el tiempo encima. Salir de Copenhague se me complicó un poco y perdí tiempo, no tenía mapa …:) y no entendía las señales, no problem, al día siguiente parecía que había sacado allí el carnet de conducir.

Frederiksborg Slot

En Fredensborg disfruté mucho de un paseo que di por el parque que lo rodea, es precioso y en otoño estaba probablemente en su mejor momento. Después del paseo se me hizo tarde para ver otro castillo, que en Dinamarca los hay en cantidad.

Decidí comer en Koge, que es muy bonito y estaba en la ruta de las playas del sur que tampoco pude ver (en otro viaje será) y después de descansar salí en dirección a Odense, en la isla de Fionia porque quería llegar de día..aunque llegué de noche.

El puente Storebaelt tiene 18 kilometros de largo.

Para cruzar de una isla a otra han construido unos puentes enormes, de verdad que me impresionaron mucho, a veces a una le cuesta imaginar que el Hombre pueda hacer estas obras de ingeniería. El viaje a Odense me encantó, Fionia es una isla llena de árboles, apetece mucho hacer senderismo en este país. En la ciudad natal de Hans Christian Andersen dormí en un Hostel llamado Otto, es como una casa particular que tiene un edificio anexo con plazas para 4. Como iba sola, toda la casita era para mi. No recomiendo desayunar aquí, pero si dormir. Está centrico y es adecuado en relación calidad-precio.

Hasta aquí el primer tercio de mi viaje a Dinamarca. Un viaje corto pero intenso, lleno de momentos de reflexión, buena música (me había bajado varios discos de músicos daneses para mi ipod antes de ir), tranquilidad y “ojos” llenos de belleza natural.

Pronto la segunda parte.

Si deseas hacer algún comentario, por favor!! Así aprenderemos junt@s.

Anuncios

Un pensamiento en “Alternativas a un viaje organizado: Dinamarca (I)

  1. Pingback: 5 imprescindibles en Nueva York. | El Blog de Mariajo Rodríguez.

Los comentarios están cerrados.