Ingredientes del éxito en la enseñanza

Voy a dedicar mi post de hoy a un tema de actualidad por los recortes en educación, pero que en el fondo tienen que ver más con el éxito profesional.

Tengo la suerte de conocer a una persona en el negocio educativo, y digo bien negocio, porque esta profesora es una emprendedora – autónoma, a la que le van bien las cosas. Esta profesional dirige una academia de apoyo a estudiantes universitarios de la Universidad de León, la Academia Estudio, que cuenta con una trayectoria de más de 15 años.

El negocio parece simple, heredas una academia de tu padre y sigues dando clase, pero nada más lejos de la realidad. La competencia es muy grande y la Universidad, pequeña. Además, en función de la “dureza” del profesor, el acudir a unas clases particulares puede pasar de ser imprescindible un año a todo lo contrario. Por otro lado, hay mucha economía sumergida en este sector. Debido a las escasas oportunidades laborales que tienen los jóvenes licenciados, una salida para muchos está siendo dar unas clases en su propia casa. Esto supone una competencia del todo desleal ya que los costes asumidos no son equivalentes y la percepción del alumno es que “cualquiera” está en condiciones de impartir enseñanza a este nivel.

¿COMO MEDIMOS SU ÉXITO?

En el caso de la Academia Estudio no se basa en características de las instalaciones ya que la ubicación no es la mejor posible, el aula es reducida y el mobiliario digamos que es correcto.

Sin embargo, la facturación no se ha visto reducida ni con la crisis, he aquí algunos indicadores de que las cosas se están haciendo bien:

Creciente número de alumnos año tras año

Índice de aprobados y notas alcanzadas, superior a la competencia

Nivel de satisfacción de sus alumnos, en primer lugar en relación a su primer objetivo que es el aprobar o sacar nota, y también en el del aprendizaje y entendimiento de la materia (matemáticas, física, química, genética, y otras asignaturas de carreras científico – técnicas).

– Recomendaciones de alumnos, 85% de los alumnos nuevos vienen referidos de alumnos anteriores. Podemos decir que el indice de recomendaciones es el mejor indicador de la satisfacción de sus clientes. (Escribiré un próximo post: sobre la medición de la satisfacción de clientes mediante el Net Promoter Score).

– Capacidad para entrar en nuevos nichos de negocio y presencia en mayor número de titulaciones con potencial.

– Transición hacia carreras que permiten mayor venta cruzada e ingresos.

Reputación en el mundo real y virtual

Ratio de impagos cercano a cero

Red de contactos, exalumnos, recomendadotes, avisadores y amigos involucrados en la transmitir el mensaje de “calidad” y “talento” que facilita la imagen de marca.

Notoriedad. Es la academia de referencia para las carreras científico – técnicas, en concreto ingenierías.

¿CUALES SON LOS SECRETOS DE SU ÉXITO?

Desde luego es innegable que una Licenciada en Ciencias Matemáticas tiene su cerebro entrenado para adquirir conocimiento en otras ciencias, como ella suele decir: “las matemáticas están detrás de todo”. Pero hay otros “secretos” que han llevado a esta profesional a tener un trozo de tarta más grande que el resto de competidores:

  1. El negocio no parece tal. La academia es un negocio, su modo de vida, pero sus alumnos no la ven como una empresaria porque para ella lo importante es que aprendan a cambio de dinero, no ganar dinero a cualquier precio.
  2. Es flexible hasta la extenuación. Tanto con los plazos para cobrarles, teniendo en cuenta la situación económica por la que pasan algunas familias hoy en día, como para atender dudas el día antes de un éxamen por teléfono o utilizando Facebook, donde tiene un perfil muy activo, e incluso Whatsapp. Pienso en ella como el jefe que todos queremos tener, aquel que tiene su puerta siempre abierta cuando realmente hace falta.
  3. Inteligencia social y talento para las relaciones públicas. Para conectar año tras año con nuevas generaciones debe adaptarse a su lenguaje, inquietudes y forma de aprender. Detrás de un profesor autónomo hay un gran comercial que sabe vender el valor de sus servicios y mantener el vínculo con los que han pasado por su aula.
  4. Visión de negocio, anticipándose a cambios normativos como el reciente Plan Bolonia, que ha supuesto una redefinición del concepto de clase de apoyo hacia un concepto integral de “acompañamiento” transversal en las distintas materias.
  5. Entrenamiento mental. Paula sigue estudiando año tras año, no se trata de un estudio que busque únicamente refrescar conocimiento adquirido en la universidad, sino de aprender materias nuevas. ¿Quién se atreve a comprarse un libro de química y ponerse a estudiar para poder enseñar a ingenieros? Esto le permite tener la mente entrenada para el aprendizaje, para relacionar y buscar soluciones a través de un conocimiento global.
  6. Value for Money. El valor percibido por el servicio es superior, no sólo en comparación con la competencia, sino con el auténtico valor expresado en dinero. Es cierto que la política de precios es de contención por la situación económica, pero el ingreso medio por alumno ha crecido gracia a la venta cruzada al moverse hacia carreras con más potencial. Pero volviendo al valor percibido, la flexibilidad, el aprender y no sólo buscar el aprobado, el nivel de servicio que está por encima de la ayuda profesional y se instala en un vínculo afectivo, la identificación personal, etc consiguen que haya argumentos suficientes para ser “fiel” a Paula.
  7. Personalidad, autenticidad. Los atributos que proyecta su marca son: expertise, liderazgo, autenticidad (no he tenido la suerte de tener una profesora que llegue en moto con el termo de tenis lleno de raquetas), profesionalidad (si tiene un alumno con capacidad suficiente para aprobar una asignatura el solo, le dice que no hace falta que se apunte a sus clases). Es una persona positiva, abierta a nuevas formas de comunicar, constante y profundamente apasionada por lo que hace. Por supuesto, una paciencia infinita y la creatividad suficiente para contar lo mismo de mil maneras y poder llegar a cada uno de modo distinto.
  8. Mente sana in corpore sano. Pienso que otro pilar fundamental en el éxito se basa en el equilibrio y la energía que obtiene de la actividad física. Deportista habitual de varias disciplinas, como toda persona motivada por el logro, posee la constancia suficiente para mantenerse en forma y plantearse retos como ir a los Campeonatos de España Senior de tenis. Sentirse sano y liberar endorfinas diariamente es síntoma de inteligencia. Los que trabajamos de cara al público somos juzgados por nuestra apariencia y somos la imagen de una empresa o de nuestra empresa. Pero además, esta disciplina es un entrenamiento para el ánimo, nos mantiene positivos, genera autoconfianza y permite diluir momentos menos buenos, tanto a nivel personal como laboral.
  9. Pasión. Esta no es una píldora secreta, porque cualquier profesional de éxito debe transmitir este enamoramiento hacia su área de conocimiento, trabajo o sueño. En ocasiones oímos que es una suerte poder dedicarte a lo que te gusta y aquí tenemos un ejemplo de libro. Probablemente Paula podría trabajar en una empresa tecnológica o ser consultora de una multinacional, pero su pasión está en enseñar a los demás y ayudarles a lograr buenos resultados académicos. Cuando alguien se desvela por la noche y para relajarse decide hacer una ecuación diferencial hay algo más que le vincula con su trabajo.
  10. Crear un método. Espero que pronto Paula se ponga en serio con su proyecto de crear un sitio web donde enseñar a derivar. Ella tiene ese grado de conocimiento en el que es capaz de crear un método de enseñanza – aprendizaje y quiere compartirlo. “Las matemáticas no son fáciles o difíciles, todo depende de quien te las cuente”, ella habla así, de “contar”, de conectar. Positivizar el concepto que hay entorno a esta materia es probablemente el hilo conductor de su manera de hacer las cosas.

Y tu, conoces a alguien con una trayectoria de esfuerzo y talento que debamos conocer?

Anuncios